Visitando al Flamenco Rosado

131 Views 0 Comment

En la Península de Yucatán es posible encontrar un tesoro de selvas, ciénagas y lagunas costeras en excelente estado de conservación; grandes mamíferos como el jaguar; aves costeras residentes y migratorias, cocodrilos, tortugas marinas, increíbles animales prehistóricos como el cangrejo cacerola; y el que tal vez sea el más representativo: El flamenco Rosado del Caribe.

El flamenco rosado del Caribe cuenta con una población de aproximadamente 30 mil ejemplares, su nombre científico es Phoenicopteus ruber, es una de las seis especies de flamenco que existen en el mundo y llega a vivir de 25 a 30 años en forma silvestre casi el doble en cautiverio… a pesar de medir más de un metro de altura, (entre entre 120 y 140 cms) pesa solamente entre 2.2 y 2.8 kg.
Los flamencos son monógamos; ponen un solo huevo al año que eclosiona a los 28 o 30 días y requiere de aguas bajas y de arroyos de agua dulce. Su característico color lo obtiene por ingerir pequeños crustáceos llamados artemias.

Para salvaguardar una especie, es importante entender que el adecuado aprovechamiento de las actividades sustentables como el ramo turístico son indispensables para el desarrollo de las comunidades, que al verlo como una opción para generar recursos para mantener a sus familias, respetan y protegen más los recursos naturales. Por lo que al visitar los lugares donde se reúnen, en compañía de guías expertos, ayudas al entorno y a las personas.

Uno de los lugares donde pueden encontrarse grandes poblaciones de Flamencos es Celestún una reserva ecológica considerada cuna del ecoturismo en México, su nombre significa “piedra pintada” en maya yucateco, es un tranquilo pueblo de pescadores situado 91 Km al oeste de Mérida. Ahí además es posible encontrar extensos tramos aislados de hermosas playas.

Otra excelente opción es Río Lagartos, una localidad dentro de una de las reservas ecológicas más hermosas del país, cuyos pobladores se han preocupado por conservar el entorno, ahí es posible observar como levanta el vuelo el flamenco rosa en el ocaso y disfrutar de la belleza incomparable de la Reserva de la Biosfera Ría Lagartos.

Antes de la llegada de los españoles los mayas habitaron este increíble lugar y lo llamaron Hol koben, actualmente a Ría Lagartos se le conoce por los flamencos Rosas que aquí se refugian, sin embargo, descubrirás que existen mil razones más para enamorarte de una de las reservas naturales más bellas y ricas de México.