Loltún: Vive la aventura subterránea

168 Views 0 Comment

Catherwood Travels pone frente a ti experiencias que te abren ojos, mente; y quizás incluso el alma, a la cultura maya y a sus más de tres milenios de vida. A diferencia de los tours convencionales diseñados en masa, Catherwood Adventures te lleva fuera de las rutas más conocidas para ponerte en contacto directo y exclusivo con la gente y lugares que están al alcance de sólo los viajeros más afortunados. En un Tour de seis días puedes tener el placer de conocer los vestigios subterráneos de Loltún con la guía de arqueólogos expertos, justo después de un día de relajación en la lujosa Hacienda Temozón.

Loltún, una caverna de piedra caliza ubicada al sur de la zona Pucc, en las afueras de la población de Oxkutzcab, rodeada por pequeños cerros, abundantes árboles y gran variedad de aves. Loltún proviene del Maya Yucateco Lol “Flor” y Tun “Piedra,” lo cual significa “Flor de Piedra.”

Este increíble lugar es especialmente interesante porque en sus paredes los antiguos mayas dejaron plasmadas pinturas rupestres, manos, rostros humanos, animales y otras formas geométricas. Era un lugar sagrado por ser una fuente de aprovisionamiento de agua; la importancia del dios del agua Chaac, era enorme debido a que en esta zona no hay cenotes ni ríos y las ciudades cercanas como Uxmal o Kabah dependían principalmente de la lluvia para abastecerse.

Las grutas fueron habitadas a partir del año 9000 a.C. hasta el período Clásico (300-1050 d.C.), cuando las grutas dejan de utilizarse como lugar de vivienda; hasta ahora han sido localizadas 145 pinturas murales y 42 petroglifos. También se han encontrado fósiles de animales como mastodontes, bisontes y varias especies ya extintas de diversos mamíferos. Pero la relación de Loltún con el pueblo maya no termina ahí; en el siglo XIX, durante la “Guerra de Castas”, el espacio fue empleado como refugio de los mayas rebeldes.

Durante tu recorrido estarás acompañado de inofensivos murciélagos, iguanas y si tienes suerte podrás observar al hermoso pájaro Toh. Cuando llegues al cuarto de las “columnas musicales” pide al guía que las toque para que escuches los sonidos Lol y Tun que dan nombre al sitio.