Tenemos que hablar de Chablé…

242 Views 0 Comment

Chablé comparte con Catherwood Travels el gusto por darle a los más afortunados viajeros los mejores días de su vida en el ambiente más exclusivo y rodeado de lujo sin perder el sentido de la aventura y el encanto de la naturaleza que posee Yucatán. Hoy queremos contarte todo lo que puedes hacer tanto en Chablé Yucatán como en Chablé Maroma, ambos disponibles como parte de una travesía inolvidable con Catherwood Travels, let us guide you.

Comencemos por Chablé Yucatán, donde 750 hectáreas de Chocholá combinan lo original con lo cotidiano dando como resultado la fusión de arquitectura ancestral con espacios modernos. Romper con el típico esquema de hacienda antigua de Yucatán con el propósito de crear, preservar e innovar al mismo tiempo, garantizando confort y lujo, le mereció́ al hotel Chablé Resort & Spa ser ganador del Prix de Versailles 2018 así como otro puñado de envidiables galardones como el Conde Nast Readers Choice Award o el Global Spa and Wellness Awards en 2019.

Al igual que el casco principal de la hacienda cada una de las casitas o villas conserva la estructura original del siglo XIX complementada con elementos modernos y detalles de la arquitectura maya. Cada una de las villas ofrece una vista única a distintas partes de la propiedad.

Este resort busca que cada uno de sus huéspedes llegue a un estado de bienestar completo, tanto físico como mental. Uno de los highlights de este hotel es el Chablé Spa ya que se encuentra entre los mejores del mundo. Aquí se fusionan lo ancestral con lo moderno empleando lo mejor de las técnicas curativas de la tradición maya con la última tecnología de nuestro tiempo. El menú del spa está estructurado para personalizarlo a tus propias necesidades, y podrás elegir entre 3 temas diferentes: Fountain of Youth, Tree of Life y Heaven on Earth.

Ahora hablemos del Chablé Maroma en la Riviera Maya, un hotel que abrió recientemente y que se encuentra en el corazón de la selva de Quintana Roo; un hotel diseñado para que los huéspedes vuelvan a conectar con la belleza de la naturaleza en la costa caribeña de México. Todas las suites cuentan con piscinas privadas, áreas al aire libre, terrazas, lujosa ropa de cama y servicios exclusivos.

Este hotel cuenta con un spa de 1,600 metros cuadrados que incluye dos suites de spa privadas y cinco cabinas dobles para tratamientos en pareja. Podrás disfrutar del agua, el sol y la arena en una hermosa piscina que está junto a la playa de fina arena blanca. Y tanto si eliges cenar en el bar de mariscos en la playa o en un tranquilo lugar junto a la piscina, puede estar seguro de que todos los ingredientes del menú son frescos o cultivados localmente y obtenidos de proveedores cercanos.

Despertar en una villa con alberca privada rodeada de la jungla, donde el viento es el mejor acompañante del silencio, resulta la mejor manera de relajarte. A diferencia de la arquitectura colonial de su propiedad hermana en Chocholá, presume de una privilegiada playa privada y un moderno diseño con acentos de la cultura maya, que invitan a disfrutar de la serenidad que abraza el espacio y sumergirse en un encuentro con la naturaleza.

Dentro, hay 70 casitas distribuidas en la jungla; cada una equivale a una habitación con detalles únicos como que todas las habitaciones cuentan con baño in & out, tomar una ducha mientras se respira aire fresco y se escucha a las aves es una experiencia sin igual

La alberca del hotel lo tiene todo. Es una infinity pool en forma de “L” que da hacia la playa. El nivel del agua de la piscina coincide con el de la arena, por lo que brinda una vista espectacular de las aguas cristalinas del Caribe Mexicano.