Tres aventuras bajo tierra con Catherwood Travels.

165 Views 0 Comment

En toda la península de Yucatán no existen ríos, toda el agua dulce se conserva de manera subterránea en los cenotes y cuevas, en la cosmovisión de los mayas estos representaban el inframundo, el lugar a donde iban a descansar los muertos y de donde se originaban los vivos. Yucatán cuenta con un sistema de aproximadamente 100 cuevas registradas, además del sistema de cuevas inundadas más grande del mundo con una extensión de 347 kilómetros, un paraíso subterráneo donde se interconectan espectaculares túneles hechos por la naturaleza, algunos muy anchos y otros tan estrechos que apenas se podrían atravesar.

Durante miles de años, los mayas que habitaban en esta área dependían del agua hallada en cuevas y lagos formados por sumideros, lugares donde se derrumbaban los techos de las cavernas y afloraba el agua. Durante las intensivas excavaciones se han desenterrado restos humanos, ornamentos corporales y de vestimenta, fragmentos cerámicos, así como cuchillas de obsidiana para sacrificios que han dado positivo en las pruebas de residuos de sangre de felino y venado. Estos artefactos demuestran que las cuevas del área fueron utilizadas de manera continua desde el año 800 a. C. hasta el periodo colonial. Adentrarse en estas cavernas es como visitar un túnel del tiempo, ¿estás listo para la aventura?… Let us guide you.

Grutas de Balankanché

A pocos kilómetros de distancia de la maravilla del mundo y legado de los antiguos mayas, Chichén Itzá, se encuentran las grutas de Balankanché, conocidas por su uso ceremonial. Las investigaciones indican que en el interior de estas grutas era donde se celebraban las ceremonias religiosas de sus habitantes.

Lo primero que verás al entrar será el trono de Balam donde aparentemente se realizaban los principales rituales en honor a este personaje. Conforme vayas avanzando te vas a encontrar con un lago semi-seco donde puedes ver algunas pequeñas vasijas, muestra de las ofrendas que ahí se realizaban. Mientras recorres la gruta y sus alrededores, te darás cuenta de los diferentes objetos que se utilizaban durante esa época, como incensarios, platos, joyas, cerámica, unas cuantas figuras del dios Chaac, así como también impresionantes manos plasmadas en las paredes.

También hay una estalactita que toca el suelo y su forma semeja un enorme árbol de ceiba; explorar las místicas cámaras de la gruta ampliará tu conocimiento del mundo maya. se parte de un lugar mágico lleno de misterio encanto y belleza.

Río Secreto

Río Secreto es una bella y enigmática reserva natural que se compone de una cueva no inundada con una asombrosa riqueza en formaciones geológicas. Recorrer esta maravilla es como caminar en un sueño; el lugar fue conocido anteriormente como Pool Tunich y se encuentra en el estado de Quintana Roo, muy cerca de Playa del Carmen.

El lugar está condicionado para brindar la mayor comodidad y seguridad a los visitantes, su prioridad es preservar el entorno y educar sobre la importancia de este. El tour de Río Secreto es apto para toda la familia, con una edad mínima de 4 años y aunque parece ser un atractivo de aventura la verdad es que es bastante tranquilo y seguro. Este sistema de cuevas subterráneo es enorme por lo que están en constante exploración e investigación. Hoy en día existen varias rutas, las cuales incluyen rappel, diversas aventuras subterráneas e incluso un espectáculo de luz y sonido. Sin embargo, es posible crear recorridos a la medida.

Aquí además de caminar, nadar y flotar en los sistemas de ríos subterráneos, podrás atestiguar las investigaciones científicas que se llevan a cabo sobre temas tales como la formación de ríos, cuevas, cuidado del agua y la historia del cambio climático de la tierra a través de los siglos.

Grutas de Loltún

Este increíble lugar es especialmente interesante porque en sus paredes los antiguos mayas dejaron plasmadas pinturas rupestres, manos, rostros humanos, animales, así como flores, de donde estas grutas obtienen su nombre pues Loltún significa “flor de piedra”. Este era un lugar sagrado por ser una fuente de aprovisionamiento de agua; la importancia del dios del agua Chaac, era enorme debido a que en esta zona no hay cenotes ni ríos y las ciudades cercanas como Uxmal o Kabah dependían principalmente de la lluvia para abastecerse.

Las grutas fueron habitadas a partir del año 9000 a.C. hasta el período Clásico (300-1050 d.C.), cuando las grutas dejan de utilizarse como lugar de vivienda; hasta ahora han sido localizadas 145 pinturas murales y 42 petroglifos. También se han encontrado fósiles de animales extintos. Pero la relación de Loltún con el pueblo maya no termina ahí; en el siglo XIX, durante la “Guerra de Castas”, el espacio fue empleado como refugio de los mayas rebeldes.

En el recorrido se avanza durante más de una hora por distintas cámaras, antecámaras y cuartos, bajando a 80 metros sin enterarte, pasando por un cañón, cúpulas increíbles, formaciones curiosas, estalactitas imposibles… Un lujo de camino subterráneo donde distraerte en cada rincón. La última galería del recorrido, el Cuarto de las Pinturas, simplemente es espectacular, lo disfrutarás sin lugar a duda.