Déjate enamorar por Holbox de la mano de Catherwood Travels

169 Views 0 Comment

Holbox es una isla de unos 43 kilómetros de largo por uno y medio de ancho, separada de la península de Yucatán por la laguna Yalahau, en donde alguna vez se abrió una garganta marina de gran profundidad a la cual debe su nombre Holbox que en maya significa “agujero negro”. Los locales durante mucho tiempo consideraron esta franja de arena blanca y olas mansas color azul turquesa un paraíso escondido, la temperatura ambiente es siempre de 30 grados, los flamencos vuelan a ras de la playa, sus atardeceres son postales en Instagram, alberga especies marinas como el tiburón ballena o las tortugas, además de una gran cantidad de exóticas aves. Déjanos contarte a continuación por qué esta pequeña isla es uno de los destinos favoritos en Yucatán de Catherwood Travels, let us guide you.

Chiquilá es el pequeño puerto del que salen los ferris o lanchas con rumbo a Holbox, se encuentra a 2 horas aproximadamente de Cancún o Valladolid, 2 horas y media de Tulum y 3 horas y media de Mérida, los cruces son durante todo el día desde muy temprano, aunque nuestra recomendación para los afortunados viajeros de Catherwood es ser recogidos directamente en el aeropuerto de Cancún, salir de alguna hacienda Luxury Collection o una propiedad de Private Haciendas en Izamal, de esta manera tu traslado será más rápido y cómodo, e incluso podemos llevarte a la isla en helicóptero si así lo deseas.

El ambiente una vez llegando a Holbox es para andar descalzo, sus calles no están pavimentadas y siempre puedes disfrutar del paisaje que regala el agua clara color turquesa; sin lugar a duda este es el paraíso y el escenario perfecto para los viajeros que intentan “desconectarse” por un tiempo. El principal medio de transporte son las bicicletas y carritos de golf, así que olvídate del tráfico, el teléfono y todo lo que más te estresa en tu vida cotidiana.

Una de las experiencias más increíbles que puedes vivir en esta hermosa isla está disponible durante unos pocos meses (julio a septiembre). Al ser el tiburón ballena (Rhincodon typus) un ser tan gentil y delicado, no tiene miedo de las personas y permite que se le aproximen buzos o nadadores. El tiburón ballena es una especie que gusta de moverse lentamente, cerca de la superficie del agua, por lo que observarlos muy de cerca e inclusive nadar con ellos, es muy fácil … A pesar de ser un tiburón, no comparte los hábitos alimenticios de sus parientes, prefiere filtrar grandes cantidades de agua para retener sus alimentos…. Se cree que la longevidad de los tiburones ballena alcanza los 100 años. Deja que los guías expertos de Catherwood te muestren su belleza con todo el respeto que estos gigantes merecen.

Holbox es un gran destino para el arte callejero. Muchas casas están pintadas en colores brillantes, y no es raro que los negocios locales pinten a mano los letreros o la decoración de sus restaurantes y tiendas. Además, los artistas que la visitan a menudo dejan su propio trabajo como recuerdo. Para ver arte callejero, simplemente comienza a caminar, nunca sabes lo que vas a encontrar.

Catherwood Travels te recomienda al viajar a Holbox hospedarte en el Hotel Las Nubes, pues cuenta con una ubicación privilegiada, todos los cuartos tienen salida al mar, y se ha tratado de seguir una arquitectura amigable con el medio ambiente a la que llaman “eco-caribeña”. La decoración es minimalista y tienen el restaurante-bar con la mejor vista de la isla. Desayunar viendo el desfile de una gran cantidad de pájaros rumbo a Punta Mosquito es invaluable, se pueden ver flamencos, pelícanos, águilas pescadoras, entre muchas otras especies, una más de ellas es la garza blanca que ha tomado este hotel como su hogar por las noches.

Algunas de las actividades de las que puedes disfrutar en el Hotel Las Nubes es dar un paseo en kayak en el mar o los manglares aledaños, dar una vuelta en bici por toda la isla (o en un carrito de golf), pedir un montaje romántico para una cena a la orilla de la playa o bien hacer una fogata para disfrutar del cielo estrellado. Eso sí, tiempo para descansar en tu hamaca con la playa de escenario nunca te hará falta.