Hacienda San Antonio Chichí de los Lagos

199 Views 0 Comment

Esta propiedad de Private Haciendas es famosa por su increíble cenote privado, la Hacienda San Antonio Chichí de los Lagos, de construcción laberíntica, toma su nombre de la cercanía con la laguna de Yalahau y otros dos cuerpos acuíferos de menor dimensión, se ubica en el poblado de Homún a 45 kilómetros de Mérida, Yucatán.

La magnífica restauración en 2009 de la casa principal del siglo XVIII transformó la hacienda en un encantador santuario para la naturaleza y la relajación de lujo. Las seis exclusivas habitaciones cuentan con aire acondicionado, tienen baño privado y las áreas comunes incluyen un santuario de aves, un cenote subterráneo y dos piscinas, sala de estar, biblioteca, comedor, rincón de desayuno, cocina e incluso una zona de meditación y cuenta con helipuerto.

La hacienda fue construida en 1765 por disposición del mariscal Figueroa. Entre los detalles más importantes del lugar sobresale la conservación de una pintura mural en la fachada de la capilla, alrededor del pórtico de piedra del acceso principal, así como las caballerizas y un túnel que comunica al jardín principal con el patio posterior por debajo de la casa principal. Actualmente hay dos hermosas piscinas.

La Hacienda consta de un conjunto de edificios coloniales seculares fielmente restaurados, conservando, en la medida de lo posible, baldosas, acabados originales y mobiliario de época, para ofrecer al viajero el auténtico estilo de la vida de las haciendas en su época de esplendor, sin prescindir, no obstante, de las comodidades que ofrece la modernidad.

Los vastos jardines de la hacienda son un recinto de paz y un magnífico escenario para cenar a cielo abierto, al abrigo de sus magníficos árboles. Algunas actividades que se pueden realizar aquí son: nado y práctica de esnórquel en un cenote privado; exploración de la cueva Xmul; visita guiada al sitio arqueológico Mamey, que permanece sin restaurar; y recorrido en bicicleta por la zona cercana a la Laguna de Yalahuau. Aventúrese en la experiencia de vivir la atmósfera y el estilo de una hacienda privada: íntima, exclusiva y fascinante, puede ser la experiencia más extraordinaria.