Destinos privados y llenos de historia en Yucatán

78 Views 0 Comment

Catherwood Travels y Private Haciendas ofrecen una exquisita colección de propiedades que, además de ser testigos vivos de la historia de Yucatán, son el lugar perfecto para una estancia con todo el encanto del Sur de México, en completa privacidad. Conoce un poco más de la historia de estos encantadores destinos en los siguientes párrafos, y enamórate de ellos para alejarte de la sociedad por unos días.

A principios del siglo XIX se comenzó a conocer como “Oro Verde” a un tipo de agave que fue sagrado para los mayas, y que desde siempre ha crecido en Yucatán. La riqueza que esta planta generó dio vida a las propiedades más impresionantes de su tiempo. Durante el siglo XIX muchas de las haciendas maicero-ganaderas se transformaron en henequeneras, producto que hasta la invención de las fibras plásticas generó enormes riquezas. Para 1910 Yucatán ocupaba el primer lugar en número de haciendas de la república con el 13.8% de ellas, así mismo, era el estado con más kilómetros de ferrocarril, muchos de ellos servían para el uso de las haciendas, ya sea comunicarse entre sí o transportar los productos de henequén al puerto de Sisal para su exportación.

A mediados de 1940, cuando se inventaron los hilos sintéticos, la industria del henequén cayó abruptamente y con ello, el esplendor de las haciendas que de la noche a la mañana fueron abandonadas a su suerte, convirtiéndose en muchos casos en venerables ruinas devoradas por la selva, que permanecían como testigos mudos de una época legendaria. Por fortuna, algunos cascos de haciendas condenados a convertirse en escombros han podido recobrar su auge y esplendor al ser adquiridos por personas de gran sensibilidad y amantes de su cultura regional, que invirtiendo cuantiosas sumas en su restauración, las propiedades de Private Haciendas son un claro ejemplo de ello y queremos contarte sobre tres de ellas…

Hacienda Chichí de los Lagos

Famosa por su increíble cenote privado, la Hacienda San Antonio Chichí de los Lagos toma su nombre de los tres lagos cristalinos alrededor de la propiedad. La magnífica restauración de la casa principal del siglo XVIII transformó la hacienda en un encantador santuario para la naturaleza y relajación. Las seis habitaciones con aire acondicionado tienen baños privados, y las áreas comunes incluyen una sala de estar, comedor, desayunador, cocina, e incluso un área de meditación o para un relajante masaje.

Hacienda Tixnuc

Ubicada en un entorno natural, esta hacienda sumamente acogedora, rodeada de exuberantes y coloridos jardines, cuenta con varios rincones y espacios que ofrecen confort y tranquilidad. Sus espaciosas habitaciones son una invitación a olvidar el mundo exterior, cada una tiene una terraza privada, áreas de relajación, hamacas, aire acondicionado y una plataforma circular de estrellas muy original en el techo. No escuchará nada más que los sonidos de la naturaleza mientras contemplas el cosmos desde la absoluta privacidad de tu propia habitación.

Hacienda Cuzumal

Un lugar mágico y romántico, Hacienda Cuzumal ofrece una combinación de entornos naturales, paisajes asombrosos e historia. Pasee por el estanque de lirios de múltiples tonos o explore el histórico edificio principal de la antigua hacienda, el cenote privado al aire libre y la antigua pirámide maya: una combinación que ofrece una experiencia incomparable de la variada historia de México: prehispánica, colonial y moderna.